En India no se pueden besar las parejas en la vía pública ni demostrar demasiado afecto porque se pudre. Hay casamientos arreglados, una tasa de violación súper alta y con el visto bueno de la población. Población lejana y distinta a la de occidente. Porque oriente es otra cosa. En Oriente hay mucha pero mucha fe, la vida de las mujeres es más dura aún y coger por primera vez puede ser más difícil que comer. Pobreza, religión y censura, en una sociedad descalza y caliente.

Y es que, si hablamos de sexo y hablamos de India, hablamos de algo que básicamente nosotros, los occidentales, no podemos entender ya que nuestra cultura dista no sólo en kilómetros sino en teoría.

En esta nota veremos, además de las dos geniales imágenes hechas a mano por la ilustradora tucumana Guadalupe Mothe, el sexo a través de la pupila entrenada de Agostina Di Stefano, argentina, profesora de inglés que vive en India desde el año 2014. Interesada siempre en cuestiones de asistencia social, ahora trabaja en la ONG francesa Main Tendue y con Samarpan Foundation, una ONG india y es coordinadora de terreno en el proyecto Motia Khan, un refugio donde viven una veintena de familias de 'intocables'. Casi como si fuera una enviada especial del suplemento, nos cuenta cómo vive una porteña el sexo en uno de los países con más censura, más violaciones y tabúes en el aire del mundo.

''El sexo en India es censurado. No está permitido besarse en lugares públicos y por todos lados se ven carteles de "Prohibido comportarse indecorosamente" o sea, que entre mujer y hombre no se permiten abrazos ni besos. Aclaro entre mujer y hombre porque los hombres sí pueden andar de la mano, abrazarse y jugar a tocarse en público. No pasa nada. En las películas de Bollywood nunca hay besos entre los protagonistas, a lo sumo un abrazo en el momento más romántico. Ahora hay una polémica porque las pelis modernas de hollywood empezaron a incluir picos y la gente se rasga las vestiduras y les parece hiper irrespetuoso. Igual, HOLA, 1200 millones de personas. La gente tiene sexo, pero obviamente no están bien vistas las demostraciones de amor en público''.

Género


Respecto a las mujeres y el rol que ocupa la lucha por la igualdad de género, asociándolo directamente al tema sexual, Agostina nos cuenta algo que no sorprende: la mujer que busca más derechos encuentra rechazo.

''En Nueva Delhi, que es la capital o en Mumbai, que es una ciudad enorme y queda en india del sur, o sea una india mucho menos conservadora y cerrada, las feministas pueden expresarse aunque no siempre es bien aceptado en sus familias. Las mujeres que tienen el apoyo económico como para estudiar afuera o bien en India y quieren expresarse por los derechos del género son aceptadas pero no sin pasar por críticas feroces o tener problemas en sus trabajos o con sus familias. El rol de la mujer en la cultura india es el de estar a la sombra del marido, criar a los hijos y pasar la vida haciendo lo que las suegras quieren. Nunca tienen voz propia, la adquieren cuando ellas mismas pueden decirle a la nuera lo que debe hacer. Las mujeres de veinte, treinta, hoy en día salen a las calles a reclamar derechos pero la cultura es cruel y está muy arraigada en la sociedad, o sea que los movimientos feministas tienen pocos adeptos en este país''.

Televisión


Si bien una cultura se promueve por todos los rincones, hay un espacio específico que es bastante fiel a la sociedad: la televisión. Las novelas indias, guachas ellas, juegan con lo prohibido pero, al final, vuelven el carril "correcto" que es siempre el mismo.

''Las novelas son, o de la historia del hinduismo o historias de parejas que no pueden ser, porque, por ejemplo, ella de casta inferior a la de su novio. La novela transcurre entre miles de peripecias que pasan los novios para escapar de la muerte, o en el mejor de los casos, para escapar del rechazo de la familia que no acepta la unión. Últimamente se han hecho telenovelas sobre mujeres que se rebelan ante sus familias y ante lo que la sociedad pretende de ellas pero al final terminan casadas, con hijos y atrás de una cocina''.

El casamiento, una obligación


En India los matrimonios arreglados son más comunes que un sanguchito de jamón y queso. Pero lo que nos cuenta Agostina es que no sólo es habitual, sino que funciona mucho mejor, es más efectivo y mas duradero que los matrimonios 'por amor'.

''Ellos creen que el matrimonio no es la unión de dos personas sino la unión de dos familias, que la pareja es sólo una parte del matrimonio en sí, entonces tiene sentido que las familias se entiendan, se respeten y elijan unirse por intereses y cultura en común. Me llamó la atención saber que lo que nosotros entendemos como requisito fundamental para que una pareja funcione (por ejemplo la atracción física) para ellos no tiene lugar y es hasta ridículo. Ellos no entienden de elegir al compañero en base a lo físico, sencillamente no es parte de su cultura, entonces no lo ven como algo necesario, sino todo lo contrario, como una molestia, un agregado que no aporta al fin de ver a esas dos familias unidas, felices y prósperas. Los matrimonios arreglados se dan sobre todo en el norte de la Inda. En el noreste, por ejemplo, los matrimonios son por amor, pero las mujeres y hombres de india del norte no envidian a las del noreste, están cómodos con lo que les toca. Claro que hay mujeres y hombres que renuncian a su familia para siempre por casarse con alguien que su familia no acepta porque es de distinta casta, distinta comunidad o el horóscopo no les coincide. En lugares como Haryana, que es un estado muy conservador y cerrado, si la comunidad no acepta o perdona a la pareja, éstos no tienen otra salida que escapar y no volver nunca más a su pueblo, pues de encontrarlos los matarían. Otra cosa que me llamó poderosamente la atención es ver cómo amigos abiertos, viajados y que repudian los matrimonios arreglados, en el fondo terminan aceptándolos para evitar ser un disgusto para sus padres”.

Una pequeñita historia de amor


Y no es joda lo que nos cuenta. No es una amenaza de muerte y ahí queda, los asesinatos por traición a los matrimonios arreglados son también algo corriente. Agostina nos relata la historia de una pareja que vivía en una zona rural de Haryana. Samrita, una amiga de ella le contó cómo, dos jóvenes que se enamoraron y no podían hacerlo, tuvieron el peor de los finales.

''Ellos casi no tenían contacto porque ella era de una casta superior a la de él pero aun así se enamoraron. Se encontraban dos minutos por día, cruzaban palabras pero nada más que eso. Al tiempo decidieron acercarse un poco más y él la visitaba en la puerta de su casa, sólo para hablar, claro está. Un hermano de ella entendió que había algo más que una simple amistad e informó a los demás hermanos. Cuando lo vieron apoyado en el muro de su casa esperando a la chica lo increparon y entre los tres lo mataron a palos. No fue una golpiza, no fue una advertencia: lo mataron. Y como en esos pueblos se rigen por las leyes de un consejo de hombres que se funcionan como jueces y policía, éstos decretaron que el acercamiento del chico no era correcto y que los asesinos estaban cuidando la integridad de su hermana, o sea que nadie fue preso, al contrario, todo siguió como si nada hubiese pasado. Los familiares del muerto no pudieron apelar porque eran de una casta muy baja que no tiene peso en el concejo ante la casta de la familia de la chica''.

Ser rico no alcanza para coger tranquilo


Cuando le pregunté si el sexo se disfruta o se padece, fue bastante clara al responder: ''De los 1200 millones de indios, 800 millones son pobres y viven para conseguir la comida del día. Entonces no siempre hay tiempo para el sexo o para disfrutar de él. Más bien es una descarga o una manera de producir hijos que sirvan para trabajar, mendigar y mantener a la familia en el futuro cuando los padres ya no puedan trabajar. Eso sin contar que en general, en las provincias pobres, los hombres no están en las casas, están trabajando en las ciudades, donde hay más trabajo, entonces vuelven una vez o dos al año a visitar a sus familias y es el único momento donde tienen sexo con su mujer y la embarazan. Las mujeres no eligen cuándo, cómo o con quién tener sexo si son pobres o de casta baja. Los hombres se ‘sirven’ a su antojo''.

Pero como donde hay dinero hay otras preocupaciones, el sexo en las clases altas se vive de una manera distinta. Igual ojo, porque si creés que ser rica en india te salva de su cultura sexualmente opresora y estricta, te equivocás. ''Si sos de otra clase, es muy distinto y sí, se disfruta del sexo. Aunque en el norte de india, dado a los casamientos arreglados, las mujeres tratan de no perder su virginidad antes de casarse, esto sumado a que hay menos mujeres que hombres en india, te da el resultado de hombres y mujeres que tienen 28, 30 años y son vírgenes. Vírgenes y frustrados. ¿Tendrá algo que ver con la tasa faraónica de violaciones que sufre india del norte? Bueno, acá las violaciones están hasta ‘aceptadas’ por la sociedad. No es que un loco violador enfermo sale y viola, muchos hombres entienden que no está mal tomar a la fuerza a una mujer. Hasta lo consideran algo natural, sobre todo si las mujeres son de casta baja''.

Acá venía una bajada occidental del asunto, ya que es muy difícil analizar estas cuestiones sin esa lente que es propia y es la manera de contar historias, pero la borré. La borré porque cualquier cosa que escriba bajo reglas y leyes de este lado del mundo, no será justa. Pero esta nota sirve para saber que, si pensamos que la revolución sexual llegó para todo el mundo, que las redes sociales, que el negocio del porno (aunque en India éste se encuentre en aumento por los smartphones), el inminente feminismo, las pastillas anticonceptivas, el terreno ganado por las minorías y la mar en coche, no hay que olvidarse de India, uno de los países con mayor natalidad del mundo. Y cuando decimos mayor, decimos nacimiento de una persona cada literales dos segundos.

Entonces. Hay que acomodar el dial, moverlo y entender que allá las cosas son distintas. Y son un montón.