Tras los aumentos casi constantes en el combustible como consecuencia de la liberación de los precios impulsada por el Gobierno, el consumo de naftas premium se cae en picada, mientras los usuarios deben inclinarse por la súper.

Así lo reveló un informe de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), que detalló que si se toman los últimos cuatro meses de este año se observa que en marzo de 2018 la demanda de nafta premium fue 9,16 por ciento mayor que en marzo 2017, mientras en junio último esa diferencia fue de apenas 0,28 por ciento.

En contraste, CECHA puntualizó que los precios para la nafta súper subieron 4,41 por ciento interanual en marzo de 2018 y 4,96 en el interanual de junio. Así, si se mira el consumo de naftas en junio con respecto a mayo, hubo una caída en el consumo del 2,95 por ciento.

Además, de acuerdo con el informe, hace un año la diferencia entre la versión premium y la súper de una compañía era del 13 por ciento, hoy esa brecha se amplió al 19 por ciento.

A través de un comunicado, CECHA consideró que las naftas premium "experimentan una paulatina retracción en la participación de mercado de consumo de combustibles líquidos", mientras que "viene recuperando terreno la nafta súper, de menor calidad pero también menor precio". Esta situación también se observa en el gasoil.

 

Desde la semana que viene la nafta aumenta entre un 4% y un 7%