Mientras la sociedad se encuentra en 'modo verano', el Gobierno aprovecha para descargar el ajusta en los que menos tienen. Como se sabe, en estos días volvió a aumentar el precio de la garrafa de 10 kilos. Un insumo vital para las cientos de miles de familias en todo el país que no tienen accesos a la red de gas, en especial en las provincias donde el frío pega más duro. 

Un informe que el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) al que accedió Diario Registrado de manera exclusiva, indicó que tras la nueva suba, retrocedió la injerencia de subsidio del Programa Hogar, que depende de la ANSES. "Los montos transferidos se incrementaron muy poco con relación al precio", indica el informe.

 

 

"Mientras que en diciembre de 2015 el monto subsidiado era de $77 por garrafa (cubría 51% del costo de una garrafa a precio de mercado y 79% a precio regulado) para enero de 2019 solamente es de $156 (alcanza para cubrir 39% del precio de mercado y 52% del precio regulado)", señala el texto del CEPA. 

 

 

En sintonía con todos los aumentos en los servicios desde que Cambiemos está en el poder, el precio de la garrafa en barrios populares de CABA y GBA "pasó de $150 en diciembre de 2015 a $400 en enero de 2019". Es un incremento del 166%. 

"Además, como sucede con otros acuerdos de precios, la falta de control que impera en la administración actual hace cada vez más difícil conseguir garrafas de precio", alertan desde el CEPA. 

 

 

 

El Programa Hogar, que depende de la ANSES que conduce Emilio Basabilbaso, es un subsidio para la compra de garrafas en viviendas que no estén conectadas a la red de gas natural. Si bien el Gobierno continuó con este programa, como se puede ver en el informe, al no ampliarse los monto es cada vez menor el impacto del mismo para el bolsillo de las familias que lo necesitan.