Luego de un septiembre con inflación récord para la gestión de Cambiemos y a la espera de las cifras del Indec, consultoras privadas determinaron que el alza de precios volvió a ser alta en octubre.

De esta manera, según la consultora C&T Consultores Económicos citada por Ámbito.com, la inflación de octubre fue de 5,2 por ciento, y registró un aumento del 44,6 por ciento en relación al mismo mes del 2017.  

A diferencia de septiembre, cuando los precios subieron por la megadevaluación, en octubre lo hicieron porque hubo un alza en los rubros regulados. El que más aumentó fue Vivienda con el 9,3 por ciento debido a las nuevas tarifas de gas y los ajustes en los sueldos de los encargados de edificio.

El segundo rubro que más aumentó fue el de Transporte y comunicaciones con un 7,1 por ciento, impulsado por el tarifazo del 10 por ciento en los combustibles y en los boletos de colectivo y tren; Indumentaria subió 7 por ciento; y Salud avanzó 6,4 por ciento principalmente por el 8 que aumentaron las prepagas.

Otras categorías que subieron son Alimentos y bebidas, que incrementó un 4 por ciento; y Equipamientos y mantenimiento del hogar, que aumentó 3,2 por ciento.

Por su parte, desde la organización Consumidores Libres informaron este jueves que el costo de los 38 productos de la canasta básica de alimentos aumentó 5,44 por ciento en octubre, lo que suma un 36,66 en lo que va del año.

Según el relevamiento de la entidad conducida por Héctor Polino, los 10 productos que más subieron en octubre fueron: tomate perita (34,33 por ciento), zapallo anco (26,82), arroz fino Ala (23,53), papa negra (21,43), jabón en polvo Granby x 800 gramos (19,09), agua sin gas Villavicencio 1,5 litros (16,49), detergente Ala 1250 milímetros vajilla (15,16), Jabón Lux tocador 125 grams (14,40), banana (14,12) y fideos Matarazzo 1/2 kilo (11,80).

El seguimiento de precios se llevó a cabo en los supermercados Coto y Plaza Vea y en centros de abastecimiento de los barrios de La Boca, Caballito, Liniers y Pompeya.

 

Video relacionado:

La inflación le sigue ganando al salario