"No le prestaban al Estado sino al Banco Central" lo que permitía una manipulación monetaria para poder jugar con la cantidad de circulante, conseguir tasas altísimas, garantizarse rentabilidades enormes y beneficiando a los bancos.