El tema es una obsesión para Mauricio Macri. Desde que asumió como Presidente de la Nación, viene trabajando en el proyecto de las sociedades anónimas para el fútbol argentino.

Según informó 'Doble Amarilla', a través de Pablo Jiménez, el próximo 22 de noviembre la AFA convocará a una asamblea extraordinaria con el objetivo de votar una modificación del Estatuto para le ingreso de los activos privados. Ese será el primer paso para involucrar a las SA en el fútbol.

En total, 43 asambleístas (23 por Superliga y 22 por Ascenso e Interior), definan si dan el primera paso. Para ello, es necesario el voto favorable de dos tercios (2/3) de la Asamblea.

 

Claudio 'Chiqui' Tapia, presidente de la AFA, reuniéndose con Macri
Claudio 'Chiqui' Tapia, presidente de la AFA, reuniéndose con Macri

 

Si esto ocurre, luego serán los socios de cada club lo que definan si quieren que su institución siga siendo administrada por ellos bajo la figura de asociación civili sin fines de lucro o se transforme en una sociedad anónima. Es decir, tendrán la palabra final.

¿Qué arma tiene el Gobierno para conseguir los votos y ganar esta elección? Amenazar a los clubes con quitarles un viejo beneficio económico: el Decreto 12/12. El mismo fue creado durante la presidencia del Eduardo Duhalde y aún hoy sigue vigente.

¿De qué se trata? Es un decreto que establece un régimen especial de aportes personales de los futbolistas, y contribuciones patronales de los clubes al Estado. Por este beneficio, las instituciones pagan una alícuota del 7%, mientras que el resto de los contribuyentes como teatros, comercios y otras actividades abona un 31%. 

Este impuesto se basa sobre la venta de entradas, la transmisión de televisión y la transferencia de jugadores, quedando exentos otros ítems como los abonos de los socios y la publicidad.