El durísimo golpe que fue para la selección igualar ante Perú como local y quedar momentáneamente fuera del Mundial no fue motivo suficiente para que un jugador que fue titular en la Bombonera se dé el lujo de asistir a un boliche la noche que el cuerpo técnico les dio libre a sus futbolistas. 

Se trata de Ever Banega, quizás el peor de los 22 que jugaron el jueves por la noche desde el arranque, quien el viernes a la noche estuvo en un local bailable. En cuestión, fue la fiesta de cumpleaños de una amiga de su mujer.

 

 

A pesar de tener el derecho de poder manejarse libremente en el tiempo que el entrenador dio como libre, es de muy poco sentido común y sinónimo de desinterés ir a una fiesta en el peor momento posible del equipo nacional al que sos parte. ¿Cómo habrá caído en la intimidad del seleccionado? 

Por lo hecho dentro de la cancha, Banega ya perdió su lugar y estará en el banco de los suplentes en Quito ante Ecuador.