El croata Luka Modric destronó luego de más de una década el reinaron que impusieron en el mundo del fútbol Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

Luego de ganar la Champions League por tercera vez consecutiva con el Real Madrid y de llegar a la final del Mundial de Rusia con Croacia, la FIFA lo premió como el mejor futbolista del año.

 

 

El volante croata precisamente venció en la terna final al portugués 'CR7' y el egipcio Mohamed Salah.