"Tenemos un operativo especial a desarrollarse para que los hinchas del equipo que sea campeón puedan celebrar. Si hay incidentes, nuestras fuerzas actuarán en consecuencia para reestablecer el orden", explicó Santilli esta tarde en una conferencia de prensa en la sede del gobierno porteño. 

El vicejefe y responsable de la seguridad en la Capital reveló que el Obelisco volverá a ser el lugar de los festejos. "La zona de Corrientes y 9 de Julio estará comprometida", agregó.

"No habrá transporte público en esa zona porque habrá importantes cortes de calles entre Corrientes y Avenida de Mayo", explicó.

 

Además Santilli admitió que ni Boca ni River pidieron permisos especiales para habilitar y abrir los estadios para agrupar las celebraciones con sus hinchas.

Diego Santilli quedó a cargo la seguridad de Capital Federal tras la renuncia de Martín Ocampo por los graves incidentes que tuvieron lugar el pasado 24 de noviembre en los alrededores del Monumental