Durante la madrugada argentina, el combinado de Gallardo unió los 500 kilómetros entre Tokio y la ciudad en la que debutará el próximo miércoles. El plantel empezó a unir los últimos tramos antes de comenzar la esperada participación en el Mundial de Clubes. Es que alrededor de las 17 de Japón (5 de la madrugada en Argentina), los futbolistas pisaron tierras de Osaka donde ya esperarán el debut del miércoles.

Los futbolistas embarcaron alrededor de las 15 en Tokio, donde pasaron los últimos seis días para aclimatarse a terreno y contrarrestar lentamente el jet lag. El tren bala recorrió en poco más de dos horas los más de 500 kilómetros hasta Sakai, la ciudad de Osaka en la que está ubicado el hotel Agora Regency que hospedará al plantel durante este segundo tramo de la travesía.

Los futbolistas subieron fotos y realizaron comentarios sobre el viaje que se craneó a última hora, ya que el itinerario contemplaba un vuelo para arribar a dicha ciudad. En el anden esperaba un centenar de fanáticos, que recibió a River entre cantos amenazantes para el Barcelona, el ya característico tema alabando a Gallardo que se transformó en bandera y recordando a Boca.

Lentamente, Osaka empieza a pintarse de rojo y blanco con el arribo de varios hinchas pensando en lo que será el debut del próximo miércoles en el estadio Nagai ante el Sanfrecce Hiroshima local o el Mazembe de Congo (se enfrentarán mañana desde las 7:30 para dirimir el pasaje a la Semifinal).