Pablo Silva fue el inventor del aerosol que utilizan los árbitros para marcar la distancia de la barrera.

Afortunadamente y gracias al apoyo en aquel entonces de Julio Grondona, Pablo y su socio registraron la patente internacional de su invento y la FIFA comenzó a utilizarlo sin pagar los derechos correspondientes.

Su invento fue utilizado por primera vez en un partido entre Los Andes y Chacarita Juniors en 2008. Pablo contó que no sólo no ganado dinero con su invento sino que al menos hasta ahora van a pérdida a pesar de que se utiliza en todo el mundo, incluyendo en el Mundial.

Después de este juicio habrá más contra los fabricantes del aerosol que lo producen sin pagar los derechos.