De vacaciones, y a la espera de un semestre que le permita volver a ser protagonista en Boca, Frank Fabra descansa. El colombiano está en Colombia, su tierra, y aprovechó para pasar un buen rato junto al argentino Germán Cano, goleador del fútbol colombiano en el Apertura con Independiente Medellín, y los integrantes de la banda cafetera Banda 21. Hubo ping pong, en el cual Fabra le ganó a Cano y lo gastó (“hijo”, le dijo), y también guitarreada, de verdad con los músicos y después con el lateral bromeando con una inflable.

Olé