El futuro rival de la selección argentina en la Copa América no es chiste, es cosa seria. Este viernes se consagró campeón de la Copa Asia por primera vez en su historia con una soberbia actuación. 

Derrotó por 3-1 a Japón en la final mostrando un gran dominio y hasta dándose el lujo de marcar un par de golazos que pocas veces vemos en un partido definitorio. 

 

De hecho, al ver las estadísticas de el conjunto qatarí a lo largo del torneo no quedan dudas de que fue el mejor equipo: jugó siete partidos y los ganó todos. Marcó 19 goles y apenas recibió uno (el de la final). Además, tuvo al goleador del certamen, Al Moez Ali, con 9 tantos (el de la chilena).