La primera la tuvo Messi: un contrataque comandado por Di María, con la llegada por izquierda de Lavezzi y el pase para Messi -que lo complicó con un pique previo- con una definición de zurda muy lejos del arco.

El mismo Messi se durmió en un pase perfecto de Di Maria que lo dejaba solo frente al arco y el defensor alcanzó a tirarla al corner.

Luego, a Rodrigo Palacio le quedó una jugada nítida, tras un remate en el travesaño, que el ex delantero de Boca cabeceó fuera de los tres palos.