Usain Bolt primero cumplió su sueño de debutar como futbolista profesional y ahora el de vivir esa sensación única de marcar sus primeros goles, aunque haya sido en un amistoso. 

El primero llegó de la mejor manera posible para él: picando en un mano a mano contra un defensor. Tras ganar a pura velocidad en ese duelo, definió con su zurda por debajo del arquero. 

El segundo del jamaiquino fue con mucho oportunismo, aprovechando un falla y rebote de la defensa rival, para cerrar el 4-0 de su equipo, los Central Coast Mariners, frente a Macarthur South West United.

"Todo es posible. No pienses en límites". Así lo celebró en las redes: