Desde el domingo, se viene trabajando sin descanso en la recuperación del pasto del Kempes. Se trabajó con una máquina aireadora  para oxigenar el campo de juego, y otra hizo un corte especial al pasto para darle mayor capacidad de recuperación.

Lejos de lucir en su plenitud, el campo del Kempes está más verde y unas 20 personas siguen trabajando sobre el terreno con el objetivo de ponerlo en condiciones para el martes 29 de marzo, cuando Argentina se mida contra Bolivia por Eliminatorias.

 

El campo de juego del mundialista ya no parece un 'patatal' como lo tildaron en España y es probable que llegue en aceptables condiciones para la semana próxima.