No es fácil seguir el recorrido de los dedales de los cuales uno tiene una bolita debajo. Los que hacen el truco tienen mucha velocidad y movimientos enrevesados que dificultan la visión y hace que se pierda de vista donde está el que originalmente uno veía.

Pero Floyd Maywheather demostró por qué su velocidad de movimientos y su aguda mirada le permitieron defender tantas veces el título mundial sin que casi lo golpearan.