Mauro Icardi está en campaña para jugar en la selección argentina en los próximos Juegos Olímpicos. A las declaraciones de la semana pasada pidiendo una convocatoria, se les suma la de esta jornada criticando al periodismo nacional por la manera en que lo trata y la imagen que da de él. 

"Yo no me arrepiento de nada. Ni en mi vida futbolística ni personal. Yo soy bien argentino y siempre quise jugar para mi país", asegura una y otra vez el futbolista rosarino de 23 años.

El delantero, que es una de las figuras más destacadas del fútbol italiano, dejó en claro que "en Italia hace tres años que, si soy noticia, es por lo que hago en la cancha. En la Argentina buscan mierda. Acá me valoran por mi rendimiento deportivo, salgo en las tapas de los diarios todos los lunes por mis goles y no por mi historia con Wanda (Nara)". Durísimo.

Como si fuera poco, además le tiro presión al entrenador de la selección argentina al afirmar que "con mi comportamiento en el Inter, al menos una oportunidad tendría", pero "la explicación sólo la tiene Martino", advirtió.

Precisamente, Icardi comentó que su comportamiento es tal que "llevar la cinta de [Javier] Zanetti, esa que llevó como 15 años, es un orgullo y una responsabilidad. Mi primer año en Inter fue el último de la carrera de Pupi y aprendí mucho mirándolo. Me reflejo en su estilo de conducción", en referencia a ser el capitán del Inter de Milan.

Por último, reveló que "tengo miedo de morirme. A morir en un accidente, que me pase algo y de un día para el otro no estar más y dejar acá a los nenes, a la familia, a dejar a la gente sola y sufriendo", y que "me gustaría volver un día a mi ciudad y jugar con la remera de Newell's".