Manu Ginóbili transita sus últimos pasos como jugador profesional y lo disimula muy bien. A los 38 años, el bahiense sigue demostrando en el campo de juego todo su talento, enfrentando de igual a igual a jóvenes y promesas del básquetbol. Ayer volvió a brillar en la victoria 100-92 de San Antonio Spurs ante New Orleans Pelicans, por la serie regular de la NBA. 

Manu jugó 24 minutos, una marca por encima de su promedio esta temporada, que es de 19.5 minutos por partido. Estuvo imparable: 20 puntos, el máximo registro individual de la noche, una efectividad del 72,7% (cinco de seis en triples, dos de cuatro en dobles y uno de uno en libres), tres robos, dos asistencias y un rebote. 

Ginóbili demostró su potrero, lo hizo en el cuarto parcial: puso la pelota en juego, picó en diagonal para marcar el pase y definió con una bandeja entre tres jugadores.