En el sur del Conurbano bonaerense, Lanús no pudo revertir el mal resultado que se trajo de Brasil y cayó 1-2 ante el Gremio, que así se quedó con la edición 2017 de la Copa Libertadores de América.

El dueño de casa jugó un pésimo primer tiempo, en donde la visita manejó la pelota y no perdonó los errores defensivos de su rival. Primero fue Gómez el que pifió de forma insólita en la mitad de cancha, y tras una gran corrida y un potente bombazo, Fernandinho puso el 1-0.

 

 

Al ratito, otra vez se durmió el fondo ‘granate’ y Luan hizo lo suyo con una perla: gambeteó a todos y definió con una sutileza para dejar la final casi liquidada.

 

 

En el complemento mejoró el conjunto de Jorge Almirón, pero mostró más ganas que fútbol. Así llegó a descuento, con un penal que José Sand, el mejor de los del sur, cambió por gol para convertirse en el máximo artillero del certamen.

 

 

Quedó tiempo para que Ramiro se vaya expulsado a 10 del final, y para que Gremio se aferre al triunfo y a su tercera Copa Libertadores.