Rizzo aclaró que la entidad que lidera se reserva su derecho de "hacer o no" el trabajo encomendado, algo que será decidido una vez que los dirigentes del fútbol argentino "expliquen" la función que fue consagrada en el artículo 87 del nuevo Estatuto y que generó una polémica con la FIFA y la Conmebol.

La AFA rechazó que esas dos instituciones tengan injerencia para aprobar la idoneidad de los aspirantes a la próxima presidencia. ¿Por qué? Ya que ambos entes no aprobarían la candidatura de Claudio 'Chiqui' Tapia, el hombre que cuenta con el apoyo de todas las categorías de Ascenso y, por lo tanto, máximo candidato a convertirse en el nuevo presidente de AFA. Además, Tapia es el yerno de Hugo Moyano, líder de Camioneros y mandamás de Independiente.

 

 

En su lugar, la casa madre del fútbol argentino delegó la tarea en el Colegio Público de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, cuyo vicepresidente segundo es titular de Boca, nada menos que Daniel Angelici.

Pero el funcionario de FIFA Jair Bertoni, que estuvo presente en la Asamblea Extraordinaria, advirtió que lo votado atenta contra los principios de gobernabilidad que defiende la entidad rectora del fútbol mundial, por lo que esta semana se espera que fije postura formal al respecto y no se descarta que, en caso de oponerse, obligue a postergar las elecciones definidas para el 29 de marzo.

En medio de esa tensión, Jorge Rizzo aclaró que la asignación realizada por la Asamblea Extraordinaria no tuvo vinculación con el hecho de que Angelici integre la Comisión Directiva del Colegio. "El presidente soy yo", afirmó Rizzo, con intención de reflejar autonomía.

 

 

"No nos convocan por Angelici. Con él tengo relación, charlamos cada tanto pero nos vemos poquito porque tiene otras ocupaciones", dijo el abogado en diálogo con TyC Sports. "Si nos eligieron será porque somos una de las entidades más serias del país, lo tomamos como un reconocimiento", entendió antes de mostrarse predispuesto para el desafío.

"Nos encanta que nos hayan hecho la propuesta. El Colegio siempre da una mano a todos aquellos que lo necesitan, pero debemos saber cuáles son las condiciones y que desde AFA me expliquen qué es lo que quieren", apuntó.

Rizzo aclaró que no sabía de la intención de la dirigencia del fútbol argentino y que se enteró una vez votada la moción del presidente de Defensores de Belgrano, Marcelo Achile, por el llamado de algunos periodistas. "Es otra prueba de lo desorganización que es la AFA", reflexionó.

"Veremos si hay posibilidades de hacer el trabajo, hay muchas cosas por definir antes: requisitos, condiciones, si vamos a cobrar o no. No sabemos a ciencia cierta qué es lo que quiere la AFA", insistió Rizzo, con cierta molestia.

 

 

Por último, aclaró: "Cuando se habla de examen de idoneidad, entiendo que querrán saber si un candidato tiene antecedentes penales o no, si tiene algún proceso abierto en la justicia, si ha sido concursado alguna vez...".

"Pero una cosa es la idoneidad y otra la ética. La idoneidad no se la puede juzgar, hay gente que puede ser muy idónea y no tener ética. Nadie puede juzgar -a priori- la idoneidad de una persona", concluyó Rizzo.