Esto constituye un hecho inédito de las últimas convocatorias no solamente de este proceso, sino también de quienes lo precedieron en los últimos años. Pero no fue magia: se consiguió por la idea del entrenador de reunir a todos sus dirigidos directamente en Lima y que no viajaran antes a Buenos Aires.

De esta manera, cuando a las 16 local (18 de Argentina) comenzó la práctica en cancha de Sporting Cristal, ya había una docena de jugadores trabajando, pero pocos minutos después llegó la 'multitud' que faltaba y que componía la mitad más uno del grupo (13).

 

 

Los 12 que empezaron a realizar trotes alrededor del terreno de juego fueron los tres arqueros, Sergio Romero, Nahuel Guzmán y Mariano Andújar, quienes luego se movieron aparte con el nuevo entrenador de guardavallas, Gustavo Campagnuolo.

 

 

Los otros fueron Pablo Zabaleta, Marcos Rojo, Guido Pizarro, Emmanuel Mas, Lucas Alario, Angel Di María, Lucas Pratto y Ramiro Funes Mori, que hicieron posteriormente trabajos de dominio de balón en un rectángulo, mientras que Nicolás Otamendi hizo trabajo diferenciado por una molestia en el tobillo izquierdo junto al kinesiólogo Luis García.

 

 

Los que llegaron directamente desde el aeropuerto limeño a la cancha fueron Sergio Agüero, Gonzalo Higuain, Matías Kranevitter, Gabriel Mercado, Ever Banega, Erik Lamela, Nicolás Gaitán, Angel Correa, Javier Mascherano, Martín Demichelis, Facundo Roncaglia, Paulo Dybala y Mateo Musacchio.

En el cierre de la práctica y antes de dirigirse a la concentración del hotel Westin, en el coqueto barrio de San Isidro, el grupo se dedicó a hacer un fútbol-tenis en dos grupos, bajo las nubes de una tarde fresca, cuya temperatura varió entre los 12 y 14 grados.

 

 

Hubo mucha prensa en Sporting Cristal pero no dejaron entrar al público, más allá de que la primera media hora fue también cerrada para los periodistas.

Luego de enfrentar al conjunto de Ricardo Gareca, la selección jugará el martes 11 en Córdoba -desde las 20.30- ante Paraguay.