La hinchada del Dortmund suele hacer un espectáculo aparte cuando se trata de partidos importantes y ayer por la tarde en el duelo ante Barcelona por la fase de grupos de la Champions League no fue la excepción. 

En esta oportunidad, no fueron los impresionantes y ya conocidos mosaicos los que se hicieron presentes en la grada, sino bombas de humo de color amarillo y negro que lanzadas al mismo tiempo formaron el escudo del equipo alemán.

 

 

Borussia Dortmund y Barcelona empataron en el primer partido por la fase de grupos de la Champions League, en lo que fue el regreso de Messi a las canchas después de haber estado 115 días sin jugar en el equipo catalán, teniendo en cuenta que estuvo un mes afuera disputando la Copa América y tras sufrir una posterior lesión.