El domingo en el torneo de Bahía Blanca conocido como Liga Champions Juvenil (la juegan menores de 25 años), los árbitros recibieron una paliza sin precedentes tras suspender el partido entre Deportivo La Capilla y Loma Paraguaya disputado en la cancha de Pacífico.

La peor parte la llevaron el juez del juego, Pablo Ferrero, y el cuarto árbitro, Pablo Catán, quienes tras suspender el partido por la protesta de una falta y expulsión, fueron salvajemente agredidos.

Los hombres de negro debieron refugiarse en los vestuarios y no pudieron salir hasta que llegaron la ambulancia y la policía.


Las agresiones al cuarto árbitro

 

Bahía Blanca: Feroz golpiza a un árbitro