El triunfo de San Lorenzo ante Quilmes en Mar del Plata que clasificó al 'Cuervo' a otra final de Liga Nacional marcó el fin de un ciclo para Luca Vildoza.

Para el talentoso base de 21 años fue el último partido en su Quilmes antes de irse al Baskonia, poderoso equipo de la Liga ACB de España que dirige Pablo Prigioni, integrante de la Generación Dorada.

En el 'Cervecero' marplatense, Luca debutó con tan solo 16 años, se fue al descenso, ganó el TNA, y resultó clave durante las temporadas siguientes para mantener al club en la máxima categoría. 

Desde la base, con un temple y una capacidad goleadora sorprendente para su edad, este año -con la noticia de que Baskonia lo había comprado y se iba en junio-, lo mismo se hizo figura para dejar a Quilmes en la Liga Nacional. 

Y regaló un plus, lo clasificó a los playoffs. Pero había más, junto con su compadre Eric Flor y un equipo de inolvidable por su garra, dieron dos golpes al eliminar a Bahía y a Ferro para jugar la final de Conferencia Sur ante el campeón San Lorenzo. 

Pero el equipo de Tinelli era el favorito y Quilmes no pudo ante tanto poderío. A segundos de que se terminara el juego, Luca rompió en llanto y no por la derrota, sino porque eran sus últimos instantes con la camiseta que lo vio crecer. 

Lloró por el niño que se hizo hombre defendiendo el club que lo formó como jugador y ser humano. 

Y eso solo se agradece con estas lágrimas.  

 

 

 

Entre algunas de las jugadas que regaló anoche pese al triunfo de San Lorenzo y eliminación de su equipos, esta esta.

 

 

Y no terminó allí, hasta el vestuario, asistentes, entrenador y hasta los rivales fueron a desearle suerte a una de las joyas de nuestro básquet, que no pudo contener las lágrimas por irse del club que lo vio nacer y crecer tanto.
 

 

Final del partido - Quilmes vs. San Lorenzo (27-06-17)

 


¡Éxitos Luca!