A sus 21 años, comenzaba a ganarse un lugar en Primera División y destacarse de la mano de 'Pipo' Gorosito. Jugando como volante mixto, esa trágica tarde llegó a marcarle un gol a Boca, en lo que fue derrota por 3-1. 

Sin embargo, a los 30' del segundo tiempo, fue a disputar una pelota contra Tevez y su vida cambió. Terminó con una triple fractura de tobillo, tibia y peroné.

 

 

Tras las operaciones y su larga rehabilitación, Ham regresó jugando para la Reserva de Argentinos un año más tarde.

No obstante, su vuelta oficial a las canchas se dio más de un año y medio después de aquel golpe. Fue el 22 de mayo de 2017, cuando el Bicho se midió con Almagro, en el Nacional B. En total, habían pasado 610 días desde la lesión.

Apenas estuvo unos minutos, que aunque suene poco habrán sido todo un logro para el 'Turco'. Pero en Argentinos perdió su lugar, a tal punto que le dijeron que no sería tenido en cuenta. 

Su vida tomó un rumbo de 180 grados cuando llegó una oferta desde Japón. Un club de la segunda división lo tentó: armó las valijas y se fue al otro lado del mundo.

 

 

Ham firmó, a fines de enero de este año, un vínculo por un año con Gifu. Sin embargo, su suerte no cambió: desde que llegó allí no jugó un minuto. Tan sólo estuvo un partido en el banco de suplentes.

Del el 19 de septiembre de 2015 a la fecha, el mismo jugador que era una promesa en Argentinos y le decían el 'Turquito', no llegó a completar 90 minutos. Es decir, no volvió a jugar un partido entero.

 

 

Por su parte, Carlos Tevez no recibió ningún tipo de sanción, ganó un par de títulos más en Boca y llegó a convertirse en el futbolista mejor pago del planeta cuando se fue a China.