Se trata de Raymond Kopa, quien falleció este viernes a las 8:15 horas luego de ser hospitalizado el pasado domingo como consecuencia de una recaída en una larga enfermedad.

Kopaszewski, nacido en octubre de 1931 en la localidad Noeud-les-Mines, en el norte de Francia, fue el primer futbolista francés en conseguir el Balón de Oro en 1958.

En su país es considerado como el auténtico precursor de Michel Platini o Zinedine Zidane.

Su fichaje por el Real Madrid en 1956 procedente del Stade Reims, las dos grandes potencias futbolísticas de Europa a mediados de la década de los cincuenta, fue una de las primeras operaciones mediáticas.

 

 

Criado en el seno de una familia de polacos que emigraron a Francia para trabajar en la mina, el propio Kopa perdió dos falanges trabajando como joven minero.

Llamó la atención de los ojeadores en un concurso nacional en el que quedó segundo en 1949, y, tras dos años en el club Angers, firmó por el Stade Reims.

Tras perder la final de la Copa de Europa precisamente contra el Real Madrid, firmó con los blancos para unirse a Di Stéfano y formar junto a Rial y Gento una de las delanteras más temibles de todos los tiempos.

Como madridista ganó tres Copas de Europa y dos ligas en las tres temporadas que jugó en España, antes de regresar al Stade Reims en 1959.

 

 

 

 

Con la selección francesa, brilló en el Mundial de 1958 -el que alumbró el mito de Pelé-, cuando fue elegido mejor jugador del torneo pese a que su compañero Just Fontaine estableció el récord todavía vigente de goles marcados en una Copa del Mundo, con 13. 

En 1967, se retiró en el Stade Reims, a los 36 años.