Todos los amantes del fútbol disfrutamos el fantástico juego de posesión con ataque constante del Barcelona que comandaba Pep Guardiola.

Claro que para eso requería de jugadores fuera de lo común, como Xavi o Iniesta, que al dejar el club también dejaron un vacío que nunca se llenó.