Era la octava vuelta de la prueba en Austria cuando el francés Johann Zarco superó a Franco Morbidelli en una recta en bajada.

Allí el piloto galo frenó su máquina y el italiano quiso volver a pasarlo lo que desencadenó el accidente.

A 315 km/h, ambos pilotos se fueron al suelo y sus motos siguieron a toda velocidad sin conductores. La Yamaha de Morbidelli rebotó varias veces, volviendo a toda velocidad a la pista pasando justo entre Maverick Viñales y Rossi.

Y la Ducati de Zarco se estrelló contra las protecciones con tanta fuerza que las reventó y volvió al asfalto nuevamente a centímetros del propio Rossi.

Si alguna de las dos, lanzadas a toda velocidad y con 160 kilos, hubiera impactado lateralmente en el italiano, el resultado podría haber sido fatal.

Afortunadamente solo sufrió una derrota deportiva.