Según indicó el portal brasileño 'Globosporte', el niño de Belo Horizonte acudió a las pruebas preliminares del club sin revelar que era el hijo del ex jugador del Barcelona. Mendes cautivó a los ojeadores, que posteriormente se enteraron cuáles eran sus raíces.

"Estoy feliz con la transición, y espero que funcione bien y me estrene con el grupo. Fue muy rápida esta transición de pruebas hasta quedar con el equipo. Es una sensación única jugar en uno de los clubes más grandes de Brasil", reconoció Joao Mendes en una entrevista con 'Hoje em Dia'.

"Yo voy a vivir en Belo Horizonte y entrenar con el equipo", advirtió el joven de 13 años, quien parece haber heredado la habilidad innata de su padre.

La magia de 'Dinho' en el futsal: