La noticia es triste y se suma al recorte presupuestario que realiza el Gobierno Nacional en el deporte de alta competencia.

En las últimas horas del jueves, la Confederación Argentina de Básquetbol anunció que retira su candidatura para el Mundial 2027, junto con Uruguay, debido a la cancelación del apoyo económico de la Secretaría de Deportes.

Sucede a menos de seis meses del anuncio, y la explicación es terrible: “En función de las nuevas metas de reducción del déficit fiscal” el “Gobierno de la Nación comunicó la decisión de retirar su apoyo económico para la realización de la máxima cita internacional de FIBA”.

Y agrega que la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay manifestó su “comprensión acerca de la situación planteada y acompaña la decisión argentina”.

Así, se trunca el sueño de varias hombres de la Generación Dorada y de la CABB, que pretendía albergar la Copa del Mundo en el momento de mayor explosión de la próxima generación de basquetbolistas que encabezan Facundo Campazzo, Gabriel Deck, Luca Vildoza y Patricio Garino, y que cuenta con jóvenes promesas como Francisco Caffaro, Leandro Bolmaro y los Vaulet, por citar algunos pibes.  
 

 

El comunicado oficial 

La Secretaría de Deportes de Argentina y la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay junto a las federaciones de ambos países (CABB y FUBB), informan acerca del estado de la candidatura conjunta para albergar el Mundial de Basquetbol en 2027. 

Conforme al actual contexto macroeconómico de la República Argentina, que llevó a redefinir las prioridades en función de las nuevas metas de reducción del déficit fiscal, y al aumento en los costos presupuestados inicialmente para llevar adelante la candidatura el Mundial 2027 producto de las modificaciones en el escenario cambiario, el Gobierno de la Nación comunicó la decisión de retirar su apoyo económico para la realización de la máxima cita internacional de FIBA. 

Por su parte, la Secretaría Nacional del Deporte de Uruguay manifiesta su comprensión acerca de la situación planteada y acompaña la decisión argentina, entendiendo que la candidatura era un objetivo conjunto que se cimentaba en los lazos históricos y culturales entre ambos países y en una propuesta complementaria en cuanto a recursos económicos, logísticos y operativos. 

Cabe recordar que Argentina y Uruguay acompañaron e impulsaron la candidatura desde su nacimiento, con cartas de respaldo firmadas por ambas naciones en 2017. 

En diciembre pasado, FIBA otorgó a Filipinas, Japón e Indonesia la realización del Mundial 2023 y, a la vez, concedió a la Argentina y Uruguay la posibilidad de ser únicos candidatos para 2027, mediante un proceso simplificado. A partir de ello, durante este año se sucedieron las gestiones pertinentes de ambas federaciones nacionales para mantener y cumplimentar las condiciones exigidas por FIBA y ratificar la sede en el mes de junio. 

La CABB y la FUBB agradecen a todos los que trabajaron en la presentación de la candidatura por su responsabilidad y excelencia, y a toda la familia del basquetbol que abrazó y acompañó este sueño desde el primer día. 

Del mismo modo, destacan el compromiso y acompañamiento gubernamentales durante todo el proceso, hasta el momento de esta decisión que las excede y ratifican su compromiso de continuar trabajando mancomunadamente por el desarrollo del basquetbol en ambos países.