Quilmes es una de las instituciones que peor se encuentran en cuanto a lo institucional y económico en la Primera División del fútbol argentino. El plantel no cobra hace seis meses, motivo por el cual ya tomaron varias medidas de fuerza como no entrenar ni concentrar.

Esta crisis repercute en los jugadores, por ejemplo en Sergio Hipperdinger. El drama del delantero de 24 es tal que no pudo sostener el alquiler de su departamento, sufrió un desalojo y tuvo que irse a vivir a la casa de un hincha.

 

 

"Estoy viviendo en casa de un hincha de Quilmes porque no tengo para pagar el alquiler. Hace 6 meses que Quilmes no nos paga y estoy esperando que se termine el contrato. Mi amigo que me aloja es como un padre", confesó el futbolista al programa Cómo Te Va por Radio AM1050.

Su drama no sólo se centra en tener un techo: "Como al mediodía en el club porque no me alcanza para las dos comidas. La estoy pasando para la mierda y no puedo mandarle plata a mi mamá", aseguró Hipperdinger.

Sumado a esto, el jugador admitió que ninguna voz oficial del club se comunicó con él y tampoco lo hicieron desde Agremiados, por lo que está afrontando este problema sin ningún tipo de ayuda institucional.