Primero, estuvo en el ojo de la tormenta por la sanción que adeuda en la Conmebol y que nadie supo a lo largo de toda la actual edición de la Copa Libertadores.

Ahora, su situación personal empeoró. Ramón Ábila se retiró de la práctica de este martes acusando molestías físicas.

En el cuerpo técnico cruzaron los ededos por una lesión muscular que más tarde fue confirmada por los estudios médicos: desgarro.

 

'Wanchope' tenía chances de jugar el sábado ante Argentinos Juniors, pero ahora estará al menos tres semenas fuera de las canchas. 

En ese lapso, Boca jugará el 'Superclásico' y la serie de cuartos de final de la Copa Libertadores ante Cruzeiro.