Como una vez dijo Patrice Evra, quien fue su compañero en el West Ham, “Cristiano es una máquina y no quiere dejar de entrenar”. Esas fueron las palabras del francés tras una mala experiencia que pasó en la casa del portugués luego de que este lo invitara a almorzar. "Me dijo que fuera después del entrenamiento y fui. Yo estaba cansado, en la mesa solo había ensalada, pollo y agua. No había nada de refrescos. Comenzamos a comer y pensaba que después habría carne, pero no. Terminó de comer, se puso de pie y comenzó a jugar con una pelota. Me dijo que hiciéramos toques y yo le respondí que si podía terminar de comer. Después de eso, me pidió que fuéramos a la piscina”, había comentado Evra en su momento.

Al parecer, Cristiano sigue siendo el mismo de siempre y así lo demostró a través de un video publicado en su cuenta de Instagram donde se lo ve corriendo de noche por el desierto de Dubai, donde se encuentra de vacaciones, junto a todos sus hijos mientras un auto los sigue detrás.

Pero lo que más llamó la atención del video no es el hecho de que el portugués realice ejercicios, sino que su hijo más pequeño, Cristiano Jr, de 8 años, no les pudo seguir el ritmo, se fue quedando de a poco en el camino y Ronaldo lo dejó comiendo polvo a un costado de la ruta. ¡Pará un poco animal!

 

 

 

Los 49 goles de Cristiano Ronaldo en 2018

VIDEO RELACIONADO