Coudet arrancó la conferencia de este viernes al mediodía haciendo referencia a la denuncia que se hizo pública sobre un apriete de la barra. "Se me hace extraño que todas las semanas tengamos un quilombo. No hay nada que nos pueda desestabilizar. La verdad es que nosotros estamos bien en lo deportivo e institucional, estamos positivos y no hay que caer en cosas como esas", afirmó al respecto.

 

 

Por otro lado, hizo mucho hincapié en su rival en la lucha de la Superliga, Defensa y Justicia que está gerenciado y tiene mucha influencia del empresario Christian Bragarnik. En esa línea, recordó que la antigua gestión de AFA lo perjudicó.

"Tengo la seguridad de que bajo el mando de 'Chiqui' Tapia hay un manto de honestidad en todo sentido. Si no fuese por esa confianza que tengo hacia AFA, no estaría tranquilo, somos el equipo grande pero no el poderoso, somos muy cautos", advirtió el 'Chacho'.

 

 

Luego, sacó pecho y le mandó un fuerte mensaje a los hinchas: "Tenemos que cambiar el chip, estamos esperando la fatalidad, que la gente venga más positiva que nunca, este es el mejor Racing de los últimos 25 años, que la gente venga contenta que le vamos a responder".

 

 

Por último, habló de su futuro y dejó un manto de preocupación para los dirigentes: "Si no salgo campeón, no sé si podré seguir".