La enorme producción del Pato Garino, el trabajo de Gabriel Deck y el peso de la historia de Luis Scola, sirvieron para que la selección albiceleste logre sacar una cómoda ventaja en el primer cuarto (28 a 17) pero se durmió en los laureles y pasó un mal trago, ya que la amplia diferencia duraría poco.

 

CABB on Twitter

 

Con 3 jugadores en la NBA (Aminu de Portland Trail Blazers, Chimezie Metu de San Antonio Spurs y Josh Okogie de Minnesota Timberwolves) y una buena capacidad física y eficacia dentro de la zona pintada, el combinado africano demostró su ferocidad al enfrentar a la Argentina.

Durante el segundo parcial un aluvión de triples nigerianos sorprendió a un seleccionado albiceleste que se vio vulnerable en su juego defensivo y sin efectividad en sus incursiones en ataque. La diferencia de 26 a 15 hizo que los protagonistas se vayan al descanso con un empate en 43 que cargó de suspenso al espectáculo desarrollado en China.

 

En la segunda mitad Argentina volvió a sus fuentes y el talento de Nico Laprovittola y la genialidad de Facundo Campazzo contribuyeron para que Luifa Scola se convirtiera en uno de los máximos goleadores del encuentro y de la historia de los mundiales (superó a Andrew Gaze y se instaló en el segundo escalón detrás de Oscar Schmidt).

Con 23 puntos y 10 rebotes, Scola fue la figura de la jornada. Garino, Laprovittola y Deck fueron otros intérpretes que contribuyeron en el triunfo sudamericano.

Con la clasificación a la siguiente ronda garantizada, los argentinos cerrarán el Grupo B frente a Rusia el miércoles a las 9:30 (hora de Argentina), en un choque que tendrá un valor agregado: como avanzan 2 equipos a la segunda fase y existe el sistema de arrastre de puntos, los de la Oveja Hernández irán por una victoria para encaminar su futuro en la Zona I, donde se medirán ante los mejores del Grupo A(China, Polonia, Venezuela o Costa de Marfil).