El sitio Doble Amarilla se juega un anticipo total: asegura que el Gobierno dejará caer la candidatura para organizar el Mundial 2030 de manera conjunta con Uruguay y Paraguay. 

Diario Registrado recuerda que ya en mayo de este año Mauricio Macri dio de baja la postulación del país y de Uruguay a la Copa del Mundo de básquet 2027, dónde nuestros países habían logrado la prioridad para la organización. 

Ahora se acabó el sueño de todos los futboleros de aquí, Uruguay, Paraguay y el continente.

La nota comienza así: "No habrá un anuncio pero esa idea no corre más", fue la frase lapidaria de un hombre de confianza del Presidente Mauricio Macri ante la consulta sobre la candidatura junto con Paraguay y Uruguay para organizar el Mundial 2030.

Los periodistas que firman la nota, Pablo Jimenez y Fernando Czyz, cofirman que así cierran el círculo de su investigación y confirman la noticia peor, que el proyecto de volver a tener una Copa del Mundo en Argentina está "desactivado".

En ese sentido, explican que no habrá anuncio oficial "porque del círculo rojo de asesores de Presidencia estiman que no hay efecto positivo y que, al contrario, puede ser tomado como un signo de debilidad convalidar esta marcha atrás".

La imagen es todo para este Gobierno

Esa fuente, también confió que el tema “se va a dejar morir y ya se definió no avanzar en una serie de eventos que se habían planificado”. Y que tanto la AFA como Conmebol y los que iban a ser socios de este emprendimiento mundialista como Uruguay y Paraguay ya notaron que desde Buenos Aires se bajó la intensidad de los contactos por la organización del Mundial.

La última actividad acerca de la candidatura fue durante la Copa del Mundo en Moscú, pero ya el encuentro agendado para el 16 de agosto en Paraguay, fue cancelado.

 

 

Algunas razones y el FMI

En Argentina el motivo central para desistir de la organización tiene que ver con la crisis económica, porque sería asumiría los gastos más grandes al albergar la máxima cantidad de partidos en 8 estadios y sedes, mientras que Paraguay y Uruguay iban a tener 2 cada uno.

“Es imposible pensar en un Estado invirtiendo miles de millones de dólares en estadios y diferente infraestructura fundamental para poder aspirar a organizar una Copa del Mundo”, les dijo uno de los empresarios que es parte del Comité Organizador tripartito.

Fuentes del Gobierno nacional admitieron a Doble Amarilla que durante las charlas para firmar el acuerdo técnico para acceder a u$s 57.100 millones, desde el organismo de crédito se recomendó olvidarse de cualquier gasto tendiente a organizar megaeventos como el del Mundial 2030 por los próximos cinco años.

La razón es que el acuerdo final con el FMI incluyó un fuerte ajuste de las cuentas públicas hacia 2019, tanto que el Gobierno deberá hacer, entre 2018 y 2020, un recorte de sus gastos por $929.300 millones.

Acondicionar estadios, mejorar la infraestructura hotelera y de aeropuertos, sumado al desarrollo tecnológico que requerirá un Mundial para 2030 sería imposible para el FMI, que es claramente quien maneja el rumbo económico de la Argentina de hoy.

Cambiamos.  

Qué dirán los socios

En Paraguay, los motivos no son económicos (el mismo FMI, en el informe de ”Perspectivas Económicas Mundiales”, ratifica que la economía guaraní será la que más crecerá en el bienio 2018-2019), sino que no está entre las prioridades del nuevo mandatario Mario Abdo Benítez. 

En cambio, el anuncio cayó como un baldazo de agua fría en el Gobierno uruguayo, además que la Asociación Uruguaya de Fútbol atraviesa un momento delicado tras la renuncia de Wilmar Valdéz, en medio de denuncias de supuesta corrupción, la suspensión de las elecciones y su posterior intervención.

 

 

Europa al acecho

Del otro lado del gran charco se enteraron y a la firme candidatura de los británicos de postularse con Inglaterra como cabeza de una opción que incluye a Gales, Escocia y hasta Irlanda del Norte. 

Además de la opción asiática con China y las dos Coreas, en los últimos días su sumó un nuevo contrincante.

En España pretenden organizar la Eurocopa 2028 o bien el Mundial 2030, en conjunto con Portugal y Marruecos.

Fin del sueño mundialista, gracias Macri.