Luego de la fuerte entrada que recibió por parte de Darío Cvitanich en el partido del pasado domingo, Exequiel Palacios sufrió una fractura proximal en el peroné derecho.

En principio, dicha lesión lo dejaba fuera de las canchas por (aproximadamente) seis semanas. A pesar del dolor de cabeza que significaba para Gallardo no tener a uno de sus titulares ese lapso de tiempo, hoy comenzó a circular una versión aún peor. 

La gente que maneja al futbolista pretende que Palacios se opere para no tener complicaciones a futuro. No obstante, el cuerpo médico de River lo está analizando y aún no tomó una determinación. 

 

 

De esta manera, si se confirma la intervención quirúrgica, los tiempos de recuperación se extenderían considerablemente: 4 meses sin jugar.

Eso representa muchas cosas: no sólo no jugaría más en este semestre y se perdería la Copa América, sino que podría haber jugado su último partido en River. ¿Cómo? Si en junio se realiza su transferencia al fútbol europeo (¿Real Madrid?) como estaba pactado, Palacios no volvería a vestir la camiseta de River.