La selección nacional de básquet sigue haciendo historia y con nuevas caras más los experimentados Scola y Campazzo, se mete en otra final del mundo. 

Tras una contundente victoria de 80 a 66, la selección venció al conjunto francés con solidez, humildad y soberbia. 

Argentina mostró mucha solidez defensiva, y efectividad en los ataques. Haciendo un trabajo de hormiga, con un gran juego colectivo. 

Manu Ginóbili estuvo como espectador y mostró su felicidad a través de las redes sociales. 

 

Manu Ginobili on Twitter

 

 

Ahora la albiceleste enfrentará a España en una final histórica y muy complicada, con uno de los equipos más fuertes. 

Aunque también se hablaba de Francia y Serbia como candidatos y fueron neutralizados por el conjunto se Sergio Hernández. 

Luis Scola fue el bastión argentino con 28 puntos y, leer bien, 13 rebotes. 

 

Luis Hidalgo on Twitter