La candidatura de Argentina-Uruguay quedó oficialmente entre las cuatro sedes que se postulan para organizar el Mundial 2023, entre los cuales figuran también otra conjunta entre Indonesia-Filipinas a la que se unió Japón, Rusia y Turquía.

Afuera quedaron Alemania, y también Australia, que renunció al Mundial, concentrándose en recibir el del 2027.

La elección, que corre por cuenta de FIBA, se espera para finales de este año.

 

 

FIBA ha manifestado en más de una ocasión que ve con buenos ojos la organización conjunta, luego de algunas buenas experiencias pasadas (sobre todo en el Eurobasket), por lo que Argentina-Uruguay cuenta con grandes chances. 

Y más teniendo en cuenta que el próxima Mundial de 2019 será en China, y que Turquía ya fue sede en el 2010.

Desde este año, FIBA cambió el sistema de clasificación a la Copa del Mundo y estrenará una Eliminatoria muy parecida al fútbol, y es por eso que traslada a años impares los Mundiales, para que coincida con el fútbol. 

 

 

El básquet ha decidido fuerte, por el crecimiento del deporte, posicionarse como el segundo deporte más importante del mundo. La presencia extranjera en la NBA ha sumado, como así los diez u 12 países muy fuerte a nivel Selección, cada vez que hay Juegos Olímpicos.