El 'Loco' dio explicaciones por el escándalo por el espionaje de un empleado del club en la previa del enfrentamiento ante Derby County. 

"Observe a todos los rivales. El club no tiene nada que ver porque la persona siguió mis órdenes y soy el único responsable. Mucha gente afirmó que la situación es inmoral y una trampa. Algunos ex-jugadores y colegas piensan que es irrespetuoso", comentó.

 

 

"Se la voy a hacer fácil a las autoridades, asumo mi comportamiento. Lo que hice no es ilegal. No está especificado, no está descrito. Podemos discutirlo, pero no es una violación de la ley. Sé que no todo lo que no es ilegal no es correcto", agregó.

Además, puso a disposición de la federación británica los informes encargados para transparentar su accionar. Y aclaró que citó a esta charla para separarla de la que dará mañana antes del próximo compromiso.