"Es posible, es posible que algo haya fallado. Algo pasó con el operativo, tengo que ver por qué la zona no estaba vallada y la gente se aproximó al micro", aseguró Adriana Bellavigna, la fiscal que actuó de oficio luego del ataque a los jugadores de Boca el sábado 24 de noviembre en su llegada al Monumental. 

En busca determinar las responsabilidades penales de la agresión, y tras la detención de un hincha de River el martes, la titular de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 6, explicó que a través del análisis de las cámaras de seguridad y privadas del barrio Nuñez pudieron reconstruir todos los movimientos del sospechoso, desde que tira las piedras hasta que ingresa al estadio.

"Yo tengo que ir sobre lo seguro para poder tener un grado de sospecha, la detención es una medida coercitiva grave que puede traer aparejadas otras medidas y no se puede detener a la gente porque sí", precisó la fiscal en la entrevista que le concedió a Luis Novaresio en radio La Red.

La mentira de Patricia Bullrich

A propósito de la contradicción de la ministra de Seguridad, que dijo que Prefectura no había recibido órdenes de la policía pero un periodista reveló los audios con las modulaciones, Bellavigna dijo que intenta esclarecer por qué quienes debían cumplir con la instrucción hicieron oídos sordos.

 

La mentira de Bullrich sobre el operativo en el Monumental

 

Mientras se investiga, River y Boca ya viajaron hacia Madrid, dónde finalmente quienes pretendían que el partido no se juegue en Nuñez lograron su cometido.

El domingo 16.30 Boca no será visitante en el partido que define el campeón de la Copa Libertadores.