Gianni Infantino defendió a la Conmebol de las críticas que recibió por mudar la Superfinal a Europa y dejó en claro que la ciudad española en la cual se disputará el encuentro tiene cosas en común con las ciudades de América del Sur. A pesar del apoyó que le brindó al ente que regula el fútbol sudamericano, marcó que los hechos que llevaron a tomar esta decisión tienen que marcar un punto de inflexión.

"Se jugará en Madrid, que es también un poquito Sudamérica quizás, pero que sea algo que marque un antes y un después por el fútbol", declaró el presidente de la FIFA en el discurso que dio en el G20 que se está realizando en Buenos Aires.

Con respecto a los incidentes ocurridos hace una semana en el Monumental, Infantino reconoció: "Todavía tenemos en el fútbol un problema de violencia que tenemos que erradicar. Tenemos que trabajar juntos en esto".

 

 

TyC