La situación de 'Wanchope' generó un enorme desconcierto tanto en el fútbol argentino como en el sudamericano. 

El delantero adeudaría fechas de sanción desde su paso por Huracán, pero nadie lo notó ni el 'Xeneize' fue informado, por lo que jugó toda la edición actual de la Copa Libertadores como si nada. 

 

 

Luego de marcar el gol que abrió el partido en la ida ante Libertad, el club lo 'escondió' y estuvo ausente en la vuelta. Situación idéntica ocurrirá en la ida de los cuartos ante Cruzeiro. En las oficinas de la Bombonera desconfían de la Conmebol y no se quieren arriesgar. 

En ese marco, Nicolás Distasio, en TNT Sports, contó que alguien del mundo del fútbol consultará en la Confederación si Boca consultó y tiene la carta que lo exima del cargo y culpa por el caso Ábila.

 

 

En caso de que no tenga un documento que demuestre su inocencia, ahí la Conmebol podría actuar de oficio e imponerle un severo castigo al club de la Ribera

Eliminarlo a través del escritorio de la Copa Libertadores es una de las opciones que se barajan, aunque sería la más extrema de todas.

¿Cómo terminará esta novela?