Este viernes en 'Halcones y Palomas', Nicolás Distasio develó detalles del último conflicto entre River y Boca.

En los últimos años el cuerpo técnico de Gallardo había adoptado una cábala de cara partidos trascendentales por las copas: concentrar en el Sofitel de Cardales, un predio ubicado en Campana, a 50 kilómetros del estadio Monumental. 

A este 'bunker' lo consideraban ideal por sus instalaciones y en especial por estar alejado del ruido y la locura de Capital Federal. 

Sin embargo, desde el verano pasado el rival de toda la vida se puso en su camino y le arrebató la mencionada comodidad. Boca ya realizó la pretemporada de enero en Cardales y volverá a hacerlo en las próximas semanas, de cara a los octavos de la Libertadores.

Según Distasio, las autoridades del predio de Cardales le habían pedido más de 300 mil pesos a River para mantener y renovar las canchas, entre otras cosas. Como la respuesta demoró, Boca se metió en el medio y no sólo aceptó la oferta, sino que la mejoró con una condición: tener la exclusividad.

De esta manera, puede decirse que el 'Xeneize' madrugó a su archirrival y le quitó el bunker que tomaba como cábala.

Desde luego, en el cuerpo técnico de Gallardo hay mucho enojo y fastidio con esta situación, ya que lo consideraban un lugar ideal.