El club de Colombia publicó un comunicado en el cual dio a conocer su versión de los hechos y el mismo señaló en el comienzo: "Atlético Nacional quiere dar claridad a los hinchas, opinión pública y medios de comunicación por la compra de River Plate de los servicios del arquero Franco Armani".

"Para que el arquero pueda jugar en Argentina, River Plate debe pagar la cláusula de rescisión, la cual debe cancelarse de manera inmediata, no siendo esto un capricho sino una medida que se toma en todos los casos donde deba pagarse dicha cláusula.

 

 

Aún así, Atlético Nacional con el fin de que Franco Armani cumpla su sueño, accedió (acuerdo entre ambos clubes) a que el monto de la cláusula se pagara: un primer pago de contado y dos más, diferidos a seis y doce meses. Estos dos últimos ligados a una garantía bancaria", se indicó en el escrito.

En el comunicado se señaló luego: "Cabe aclarar que Atlético Nacional no ha pedido algo distinto a lo ya pactado. El Club River Plate ofreció inicialmente garantías bancarias, las cuales no pudieron conseguir en el mercado y hasta el momento no hemos recibido garantías que sean satisfactorias para la Institución".

"Nacional ha puesto toda su voluntad para que el ídolo Verdolaga pueda cumplir su sueño de jugar en uno de los equipos grandes de su país, pero siempre protegiendo el patrimonio del club y contar con excelentes jugadores y reforzar de la mejor manera al equipo para las competencias de 2018", agregó.

El propio Franco Armani, muy molesto, se comunicó con los dirigentes del Atlético Nacional para manifestarles que no pongan palos en la rueda en la operación y que de caerse el pase de ninguna manera piensa volver a Colombia.