Los primeros en llegar debieron esperar más de cinco horas en la puerta de ingreso de un vallado hotel, ante la incertidumbre del horario en que llegaría el plantel al mencionado lugar donde quedaría hospedado más tarde, ante una discreta presencia policial apostada para resguardar el orden.

A medida que pasaban las horas se fueron sumando muchos jóvenes, donde la masiva presencia femenina también dijo presente, muchos de ellos ataviados con la tradicional casaca de la banda roja y pancartas.

Una de las jóvenes, Carolina, de 18 años, junto a su amiga Laura, de 17, portaban una de ellas con la leyenda ”Morita, sos mi ídolo”, en clara muestro de apoyo al delantero uruguayo Rodrigo Mora.

También se pudieron observar otros jóvenes, ataviados con la casaca del 'Millo' y la inscripción de otras provincias, como la Pampa, San Luis, Neuquén, además de distintas localidades del país.