La primera llegó en el área de Suecia. Parolo trató de controlar la pelota en el área y Augustinsson, en su intento por anticiparse, acabó trabando al jugador italiano.

Unos minutos más tarde la polémica se cambió de área. Darmian cortó un envío con la mano claramente despegada del cuerpo y que pudo poner la clasificación para Italia aún más cuesta arriba. Sin embargo, Mateu también optó por no señalar nada.

 

 

Justo a la media hora de juego llegó otra acción decisiva y otra decisión fallida. Barzagli cortó una jugada nuevamente dentro del área con el brazo. Forsberg se quejó con énfasis y Mateu se decidió por no cobrar la pena máxima y amonestar al delantero sueco.