Finalmente y tras una ardua batalla judicial, María Pilar Abel Martínez obtuvo la orden de la jueza María del Mar Crespo para realizar un segundo examen de ADN que le permita conocer finalmente, si es hija del mundialmente reconocido artista plástico, Salvador Dalí.

La magistrada madrileña ordenó exhumar el cuerpo del artista surrealista fallecido en 1989, al considerar que son necesarias "muestras del cadáver para practicar la prueba biológica" de determinación de la paternidad de Abel Martínez, quien presentó una demanda en 2015 para ser reconocida como hija del pintor, pero que se encontró con reveses en su camino.

La mujer de 61 años nació en Figueras y asegura ser "fruto de una relación que mantuvo su madre con el pintor catalán, a quien conoció en Cadaqués (Gerona) cuando trabajaba como empleada de una familia que pasaba temporadas en esa población".

Abel Martínez contó en su escrito que su madre de 87 años le dijo en varias ocasiones que su padre era Salvador Dalí, además de aportar el testimonio de una cuidadora de su madre que reconoce la historia de que "en su juventud mantuvo una relación sentimental oculta con el pintor". Según esta versión, la pareja se conoció en Port-Lligat (Cadaqués), donde la madre de la demandante trabajaba como empleada de una familia que solía permanecer por temporadas en esa localidad. 

 

María Pilar Abel Martínez nació en Figueres el 1 de febrero de 1956 fruto “de una relación de amistad que se convirtió en amor en la clandestinidad” . Foto: MARTA RODRÍGUEZ diario El País, 2015.
María Pilar Abel Martínez nació en Figueres el 1 de febrero de 1956 fruto “de una relación de amistad que se convirtió en amor en la clandestinidad” . Foto: MARTA RODRÍGUEZ diario El País, 2015.

 

La magistrada argumentó el pedido de exhumación en que no existen "restos biológicos ni objetos personales sobre los que practicar la prueba por el Instituto Nacional de Toxicología". Ahora deberá intervenir el juzgado de la localidad de Figueras, en la provincia de Gerona, de donde era originario Dalí y donde también está enterrado: "Aún no hay fecha para proceder a la exhumación, aunque podría hacerse en julio", adelantó sin embargo el abogado de la demandante, Enrique Blánquez, a la agencia EFE.

Mientras la Fundación Gala-Dalí, heredera legal de la obra del genio y su usufructuo, adelantó que presentará un recurso, el propio Blánquez aseguró que no tendrá efectos de suspensión y que “la exhumación seguiría adelante”.

En la demanda también se reclama a París los resultados de las pruebas de paternidad hechas el 6 de diciembre de 2007, retenidas por el biógrafo del artista, Robert Descharnes, de las que nunca se conocieron veredictos. Además, pide la comparación de ADN de la demandante con restos de piel y cabellos que quedaron pegados en una máscara de yeso que se hizo del pintor poco después de morir. En palabras del letrado demandante, se reconoce que estas dos medidas fueron descartadas “en primer lugar por agilizar el proceso y en segundo lugar por tener pruebas indubitadas, fiables al 100%”.

Si resulta reconocida, la mujer que lleva casi una década contando su parentesco en la TV de Girona, tendría derecho a "dos terceras partes" de la herencia, a llevar su apellido y a los derechos de autor, aunque habría otra causa judicial para determinarlo.