La Compañía de Danza Clásica Danza por la inclusión, que funcionaba bajo la dirección artística de Iñaki Urlezaga- y en el marco de un convenio de asistencia técnica con la Universidad Nacional de San Martín- dejará de ser financiada por el Estado, de acuerdo al comunicado emitido por el Ministerio de Cultura que encabeza Pablo Avelluto. 

El proyecto, que integraban 60 bailarines argentinos y de países limítrofes, se inicio en 2013 en el área de Desarrollo Social de Alicia Kirchner, y luego tuvo su continuidad con Carolina Stanley hasta hoy. 

"Impotencia, tristeza, desolación son las primeras palabras que vinieron a mi cabeza ayer cuando me comunicaron la decisión de bajar al ballet nacional Danza", indicó  Urlezaga, en un texto que envió a La Nación. Y agregó: "El enojo por supuesto afloró porque soy un artista argentino y así como el océano se formó gota a gota, este Ballet se estaba formando día a día".

"¿Por qué no se fortaleció el espacio en lugar de quitar una fuente de trabajo y lugar de expresión logrado solo con esfuerzo y trabajo de calidad? ¿Por qué no se decidió la alternativa de construir apostando a un modelo de compañía joven y diferente, en un país que tiene un vacío enorme en la danza clásica nacional?", cuestionó el artista quien planea retirarse de los escenarios este año en el Teatro Colón. 

 

 

Tras una temporada complicada para el elenco, que estuvo hasta septiembre último sin bailar ni cobrar, la compañía había presentado en 2017 en el Teatro Coliseo funciones del ballet La Traviata El lago de los cisnes, con entradas agotadas; además de presentaciones populares y gratuitas en el Anfiteatro del Parque Centenario. 

En el comunicado, Avelluto expresó su agradecimiento por "el trabajo y la dedicación puestas por Iñaki Urlezaga en este proyecto" y destacó que tiene bajo su responsabilidad dos elencos estables de danza, el Ballet Folklórico Nacional y la Compañía Nacional de Danza Contemporánea.